Todo sobre la Historia de Halloween

Cada vez que llega la noche del 31 de octubre, a todos nos gusta disfrazarnos y salir a la calle sin importar si se es niño o adulto. Sin duda, se trata de uno de los días más divertidos de todo el año. Sin embargo, muchos no conocen su origen. De hecho, para ellos, la historia de Halloween es una absoluta desconocida. Por ello, queremos explicártela paso a paso y que de forma divertida aprendas el porqué de la celebración ¡con una Fanta en mano! Como comprobarás, es realmente interesante. 

¿De dónde procede el nombre con el que conocemos esta fiesta? 

La denominación de Halloween es muy posterior al origen de esta fiesta. En concreto, procede de una forma acortada, en lengua escocesa, de la expresión inglesa 'All Hallows Eve', típica del siglo XVI, que acabó derivando en 'Hallow-e'en' a mediados del siglo XVIII y convirtiéndose en 'Halloween' a finales del XIX y principios del XX. En concreto, se traduce como “Víspera de todos los Santos', lo que se deriva de que es el día anterior a la festividad cristiana del 1 de noviembre. 

La historia de la noche de Halloween

Prepárate para un buen repaso a la historia de Halloween. Esperamos que, a partir de ahora, sepas mejor qué celebras y, cuando llegue el momento en el que alguien te lo pregunte, puedas contestarle con conocimiento de causa.

 Samhain

'Samhain' es el nombre con el que los pueblos celtas, en el siglo I a.C. y en irlandés antiguo, conmemoraban el final del verano. En concreto, se trata de la fiesta que da origen a la actual noche de Halloween. Además, en ella se conmemoraba la conclusión de la temporada de la cosecha y se consideraba como el año nuevo para esta cultura.

Pero, ¿qué relación tiene con la forma con la que lo celebramos actualmente? Pues que los celtas creían que ese día la frontera entre este y el 'Otro Mundo' se estrechaba, por lo que los espíritus, ya fuesen buenos o malos, podían pasar y hacerse visibles. Para evitar y ahuyentar a los malignos, se ataviaban con trajes y máscaras.

Pomona

En el siglo I d.C. los romanos ocuparon los territorios celtas y asimilaron como propio el 'Samhain'. De hecho, aprovecharon que ellos ya celebraban, entre finales de octubre y principios de noviembre, su propia fiesta de la cosecha para unificar ambas. En ese momento, pasó a denominarse 'Pomona', en honor a la diosa mitológica de los árboles frutales.

El Día de Todos los Santos

A partir del siglo V y, sobre todo, del siglo VII y VIII, con motivo de los papados de Gregorio III y Gregorio IV, la iglesia se encontraba en un momento en el que su objetivo era eliminar las fiestas consideradas como paganas y sustituirlas por otras católicas. Por este motivo, se trasladó el Día de Todos los Santos, que hasta entonces se celebraba el 13 de mayo, al 1 de noviembre.

La llegada a Norteamérica

La llegada de los pioneros al territorio de Norteamérica supuso la expansión de la festividad de Halloween. En un primer momento, solo arraigaron algunas costumbres. De hecho, fue curioso que la de tallar los farolillos de Jack, es decir, la de las calabazas, sí lo hiciese, cuando en Irlanda no estaba muy extendida. Sin embargo, la verdadera masificación de Halloween no se produjo hasta 1921, momento en el que se llevó a cabo el primer desfile de disfraces en Minnesota, al cual le siguieron otros muchos en todo el país.

La internacionalización de Halloween

La internacionalización de Halloween no llega hasta finales de la década de los 70 y principios de la de los 80 del siglo XX. En ella, la televisión y el cine jugaron un papel clave. Sin duda, los estrenos de un sinfín de películas con temática de Halloween supusieron un punto de inflexión. Tanto es así que, prácticamente, se creó un sub-género dentro del terror y sirvió para llevar la festividad a todos los lugares del mundo.