Cosas en común que tienen las mejores películas de miedo

Existe una paradoja en el ser humano que nos encanta, y es que en ocasiones disfrutamos pasándolo mal. Ahí está el secreto del éxito de las películas de miedo. Las películas de terror forman parte del grupo de cosas que, al provocarnos miedo, nos atraen. Hay quien reconoce que no le gustan, pero seguro que conoces al típico que no quiere verlas y luego está enganchado a la pantalla con un nudo en el estómago. No nos referimos a alguna clase de masoquismo, sino al disfrute que se experimenta cuando nos encontramos en una situación límite que lleva a nuestro cuerpo a generar adrenalina. No obstante, deben ser buenas para conseguir el efecto deseado, pues la acción de aterrorizar supone todo un arte. Hoy vamos a describirte los principales ingredientes que debe tener todo film para estar en el top películas de terror. Abre una Fanta de tu sabor preferido y ponte cómodo. Luces, cámara… ¡Acción!

Ingredientes de las mejores películas de terror

 

Los ingredientes para que un film de terror sea un completo éxito no son ningún secreto. El cóctel está servido para que ‘te mueras de miedo’ y aquí vamos a enumerar su composición:  

Un buen villano

Todas las películas de miedo recomendadas tienen como elemento en común la presencia de un buen villano, un ente que cause verdadero pavor al público. Este protagonista puede ser una persona (un asesino despiadado, un psicópata, un loco) u otro ser no humano (un demonio, un monstruo, un animal terrorífico...). El villano puedes estar caracterizado por un actor de renombre o ser creado digitalmente. Mientras genere pánico e inquietud ¡todo vale!

Un argumento inquietante

El argumento de los títulos en el top películas de terror es siempre inquietante, con giros de guion inesperados. El inicio puede tener lugar en un evento espeluznante (un asesinato, la muerte de alguna persona inocente, una catástrofe, un viaje inesperado...), que da pie a un gran número de incógnitas por resolver. A partir de ahí se desencadenan los acontecimientos y las personas situadas en el lado “de los buenos” trabajan para solucionar la problemática.

Un lugar aterrador

Las películas de miedo recomendadas están rodadas en escenarios que hielan la sangre al espectador. En ocasiones puede tratarse de un bosque perdido, en otras una ciudad gris y rodeada de delincuencia, y otras un castillo perdido en mitad de la nada y lleno de fantasmas. Como decimos, filmar en un lugar aterrador es básico para toda buena película de miedo que se precie.

Una sucesión de sustos

Cuando todo parece que marcha por cauces normales, de pronto se produce una escena totalmente inesperada que asusta por completo a la persona sentada tranquilamente en su butaca del cine. Los sustos son una constante en las películas de miedo gracias a una máxima: lo que no vemos da más miedo que lo que vemos, debido a la incertidumbre. Asusta y triunfarás, lo saben los mejores cineastas del género.

Accesorios y sangre, mucha sangre

Ciertos accesorios han convertido algunas películas de terror en míticas. Toda clase de cuchillos, hachas, pistolas, arpones... infunden escalofríos en el público y convierten a los protagonistas que las portan en seres terroríficos. Estos elementos básicos de las películas de terror suelen ir acompañados por sangre, muchos litros de sangre que inunda la pantalla y deja en shock al espectador.

La postproducción adecuada

Un buen trabajo de edición tendrá como consecuencia que una buena película de terror se convierta en sobresaliente. Aplicar los efectos adecuados, en cuanto a iluminación, cortes y ambientación sonora, es de vital importancia para que la película provoque los efectos deseados.

Ahora, ¿sabrías distinguir entre una buena película de terror y un bodrio? ¡Cuéntanos cuáles son tus favoritas!